Historia de Cuitzeo

HISTORIA NOVOHISPANA

Cuando el capitán Hernán Cortés llegó a la Ciudad de México en 1519 muy pronto supo de la existencia de un gran reino, hacia el Occidente, llamado Mechuacan. Este nombre es náhuatl, viene de mechin, o michin, pez, pescado; hua, poseedor de; can, lugar; lo cual da “lugar de los que tienen pescado” “lugar de pescadores” y se refiere a los lagos del Centro de Michoacán, el de Pátzcuaro, Zirahuén, el de Cuitzeo y otros hoy desaparecidos, riquezas que no pasaron inadvertidos ante los ojos del conquistador y pronto envío una avanzada a tierra purépechas.

Ya durante la conquista española, Cuitzeo pasó a ser encomienda de Gonzálo López y a finales del siglo XVI se reconoció los derechos de las personas naturales de la tierra y pasó a constituirse en República de Indios.

Como era de esperarse, junto a la llegada de los españoles y la conquista militar, la religión se extiende por este territorio, los frailes agustinos Francisco de Villafuerte y Miguel de Alvarado, encabezaron el proceso de conversión de los pueblos originarios, y también con la construcción del majestuoso convento de Santa María de Magdalena en el año de 1550, y tomándose al 1º. de noviembre como la fundación de Cuitzeo colonial. Complejo religioso que se convirtió en uno de los más importantes de todo el extenso obispado de Michoacán.